¿Por qué Clos Ibai?

“Clos” por la idea de terruño singular.
“Ibai” es río en Euskera.
Entonces Clos Ibai implica:
“Elaborar parcelas de viñedos singulares con el Río Ebro como vertebrador de la viticultura riojana”

 

Clos Ibai es un pequeño proyecto, nacido en el año 2014, en Rioja Alavesa. Persigue el sueño de poder mantener una serie de viñedos singulares que vamos descubriendo con el paso de los años y que se plasman en la marca Clos Ibai. Esta hace referencia al termino francés Clos (palabra francesa que define a la propiedad vitícola cercada por un muro de piedra, generalmente de origen monacal) y al termino Ibai (Palabra en euskera que significa rio, en este caso, dedicado al Rio Ebro). La conjunción de las dos palabras, es una declaración de intenciones de elaborar parcelas de viñedos singulares y por otro lado un homenaje al rio que vertebra toda la viticultura riojana.

Esta filosofía la intentamos plasmar en el viñedo, mediante el cultivo ecológico del mismo y en la bodega, mediante practicas poco intervencionistas, con la finalidad de obtener vinos sinceros que plasmen el lugar del que provienen y donde la expresión del terruño sea la esencia del vino.

La tragedia

La zona alrededor de Baños de Ebro tiene abundancia de viñas viejas, muchas de las cuales están protegidas de las inclemencias del tiempo, un poco al estilo de los clos borgoñones, con muretes de piedra. Muchas de estas viñas ya no se trabajan, en parte porque los viticultores se van retirando por edad y sus hijos no quieren trabajar la tierra, y en parte porque el mercado no paga esa uva de acuerdo a su calidad o a su potencial.

La tragedia es que, en 2015, una viña que Daniel y Xabier siempre habían mirado con admiración, fue arrancada.

La aventura

Estos clos son una herencia, así que Daniel y Xabier deciden comprarlos, o alquilarlos cuando la compra no es posible. Así, los dotan de un presente y también de un futuro. Los trabajan de forma ecológica y algunas viñas están ya certificadas, mientras otras están en conversión.

Clos Ibai no será nunca una bodega grande, ni pondrá millones de botellas en el mercado. El proyecto está destinado a ser pequeño.

El objetivo es hacer vinos de terruño, micro vinificaciones con carácter y personalidad, siempre con la facilidad de trago y el placer como objetivo.